Llamadas también en origen “chubí” por su colorido parecido a los tonos madera que se consigue al mercerizar la lana a mano y teñirla con tintes vegetales. Estas tonalidades suaves y cálidas a la vez, junto a sus diseños de antiguas alfombras diseñadas por Ziegler, las hacen muy atractivas y apreciadas.