Las alfombras orientales reunen varias cualidades que la hacen un objeto único y de gran valor a la hora de decorar cualquier espacio. Son artesanales, pues se anudan a mano y el tintado a menudo se hace con plantas y minerales mediante un proceso completamente manual. Esto, junto a la gran variedad de diseños, hace que se convierta en uno de los elementos centrales de la decoración, con más personalidad y belleza.
 
La mayoría de alfombras orientales se tejen en lana,  aunque también las hay en seda, y en lana y seda, lo que las hace muy resistentes y duraderas. Solo con pasarles el aspirador, pueden mantenerse como nuevas por muchos años.

En invierno generan un ambiente cálido y confortable. En verano, no es necesario quitarlas, pero si preferimos una opción más ligera, los kilims cumplen perfectamente la función de seguir dando confort y belleza a la decoración de cualquier espacio.

En segundas residencias también puede ser una excelente elección, pues resultan más económicos.

Son en definitiva, obras de arte, únicas, visten y dan confort a cualquier espacio, ofrecen multiples funcionalidades a precios muy asequibles.

Nosotros las importamos directamente, es decir, nos desplazamos hasta el país de orígen
y seleccionamos una a una cada pieza. Esto nos permite controlar la calidad de cada una, así como controlar el coste, pues hay menos elementos intermedios. 
 
En Barcelona, ya son 40 años dedicados a la venta de alfombras y estaremos encantados de asesorarle si lo precisa.
 
Nuestro servicio postventa es permanente.

Todas nuestras alfombras y kilims disponen:

                * certificado autenticidad

                * garantia de calidad y mejor precio

                * servicio post-venta permanente